Nuestro Obispo Cristóbal, en Roma.

TIEMPO DE REFLEXION Y ESTUDIO SOBRE EL SER Y QUEHACER DEL OBISPO

Mons. Cristóbal Ascencio García.

Es costumbre en la Iglesia que el Santo Padre invita, a través de la Congregación para los Obispos, a un curso de formación y estudio para los nuevos Obispos ordenados, este se realizará en el mes de septiembre en la Ciudad de Roma, Italia.

Este año, al contar con seis meses y medio de mi ordenación Episcopal aprovecharé esta oportunidad para viajar a Roma para estudiar y reflexionar sobre el ser y quehacer del obispo.

Llevo la experiencia de este medio año como Obispo de esta querida Diócesis, tiempo en el cual he tenido la gracia de visitar ya 24 parroquias de las 27 que forman la Diócesis; he sido testigo de la fe del pueblo, de sus temores y tristezas, de sus gozos y esperanzas. He visto el amor de la gente sencilla por su pueblo, por su Iglesia, por su seminario, por sus sacerdotes.

Llevaré al Papa Francisco el saludo de ustedes y su amor hacia él como Vicario de Cristo, y le pediré que en su oración tenga en cuenta a nuestra Diócesis.

Las oficinas de la Mitra continuarán sus servicios. El P. Javier Cortés Ochoa quedará, como lo pide su oficio de Vicario General, al frente de la Diócesis, cualquier cosa que se ofrezca hermanos laicos, religiosas y sacerdotes, pueden dirigirse con él.

Allá ante la tumba de San Pedro, pediré por todos los que formamos esta diócesis; estando ante la tumba de los Papas y sobre todo ante la tumba de San Juan Pablo II, les pediré su intercesión ante el Señor Jesucristo por todas las necesidades y de una manera especial la paz en nuestros pueblos. Pediré para que los hombres y mujeres de paz no perdamos la esperanza en vivir la paz, así como Dios la quiere, y desde luego pediré la conversión de todos y muy en especial la conversión de los hermanos que planean el crimen para que nuestro Señor les haga ver lo valioso del arrepentimiento y conversión y que les haga sentir su amor. Que no provoquen más sufrimiento y dolor.

No nos cansemos de seguir sembrado semillas de paz. El que siembra mucho, cosecha mucho. Sigamos orando por la paz y a su tiempo cosecharemos este don que tanta falta nos hace.

A partir del lunes 21 de septiembre, primero Dios, estaré de regreso en Morelia para reunión de Obispos de esta Provincia y de Foráneos; el miércoles 23 estaré ya en Apatzingán. Me encomiendo a sus oraciones.