Profesión de Fe y Juramento de Fidelidad del Obispo

En una sencilla ceremonia el día 11 de Febrero de 2015, a las 7:00 PM en la Parroquia de Ntra. Sra. de Fátima, Monseñor Cristóbal hizo su Profesión de Fe y Juramento de Fidelidad. Compartimos la Fórmula del Juramento de Fidelidad:

FORMULA

JURAMENTO DE FIDELIDAD QUE LOS OBISPOS DEBEN PRESTAR

A LA IGLESIA CATÓLICA Y A LA SANTA SEDE

Yo CRISTÓBAL ASCENCIO GARCÍA promovido a la Sede Episcopal de APATZINGÁN seré siempre fiel a la Iglesia Católica y al Romano Pontífice, su Pastor Supremo, Vicario de Jesucristo y sucesor en el Primado del Bienaventurado Apóstol Pedro y cabeza del Colegio de los Obispos.

Con plena libertad acataré la Suprema Autoridad de la Iglesia en la persona del Romano Pontífice. Llevaré a cabo sus mandatos y defenderé con diligencia su autoridad. Reconoceré y acataré las prerrogativas y los oficios de los legados del Romano Pontífice que representen a la persona del Supremo Pastor.

Con suma diligencia procuraré cumplir las tareas apostólicas encomendadas a los Obispos, es decir, enseñar al Pueblo de Dios, santificarlo y regirlo en comunión con la cabeza del Colegio Episcopal y con todos sus miembros.

Velaré por la unidad de la Iglesia Universal y así mismo, con verdadero empeño, me ocuparé de que se conserve puro e íntegro el depósito de la fe que se ha venido transmitiendo desde los Apóstoles, así como, de enseñar a todos, las verdades que se deben creer y las costumbres que se deben observar tal como nos las propone el magisterio de la Iglesia.

Con paternal solicitud me abriré y acercaré a los que yerran en la fe para que vuelvan a la plenitud de la verdad católica.

Contemplando la imagen de Cristo Sumo y Eterno Sacerdote, cumpliré santa y piadosamente, el ministerio que se me ha confiado y de tal manera trabajaré para que con espíritu de Pastor de la Grey pueda confirmar a los fieles para que alcancen su propia perfección cristiana.

Fomentaré la disciplina común a toda la Iglesia así como, la observancia de todas las leyes eclesiásticas, en primer lugar aquellas contenidas en el CÓDIGO DE DERECHO CANÓNICO. Me mantendré siempre vigilante para que no se introduzcan malos usos especialmente en la predicación de la palabra y en la celebración de los Sacramentos.

Con diligencia pondré cuidado en la buena administración de los bienes temporales de la Iglesia, de manera especial en aquellos destinados al culto divino, en los que son para la honesta sustentación, del clero y otros ministros y los que miren a las obras de caridad y al apostolado.

En el desempeño del mandato que se me ha encomendado con especial predilección atenderé a los Sacerdotes y Diáconos, prudentes colaboradores del Orden Episcopal, así como también, a los Religiosos y Religiosas que participan en la misma acción pastoral.

También tendré gran cuidado en la promoción de las vocaciones sacerdotales y religiosas para atender a las necesidades espirituales de toda la Iglesia, como se aconseja.

Reconoceré y fomentaré la dignidad propia de los laicos así como su participación en las acciones de la misión de la Iglesia Cuidaré con especial solicitud las obras misionales para la evangelización de los pueblos.

Responderé oportunamente y estaré atento a los llamados para participar en las asambleas y acciones colegiales de la Iglesia, a no ser que por alguna razón me vea impedido.

En los tiempos establecidos y dada la ocasión, informaré a la Santa Sede de mi acción pastoral y observaré las indicaciones y consejos que llevaré a cabo con máxima diligencia.

ASÍ DIOS ME AYUDE Y ESTOS SANTOS EVANGELIOS

QUE TOCO CON MIS MANOS

_____________________________

Quien suscribe Mons. Christophe Pierre, Nuncio Apostólico en México, doy testimonio de que Mons. Cristóbal Ascencio García hizo este juramento ante mí, entregándolo en mis manos el día 11 de Febrero de 2015.

20150211_193515 20150211_194548 20150211_194707 20150211_194740