Escudo Episcopal

ESCUDO EPISCOPAL

MONSEÑOR CRISTÓBAL ASCENCIO GARCÍA

IV OBISPO DE APATZINGÁN

Descripción de los elementos

Autor: P. Gerardo Orozco Orozco

 

frente - copia

MITRA:

Signo del obispo como pastor y las dos ínfulas que penden de ella, el cual significa portar la sabiduría del Antiguo y Nuevo Testamento para la enseñanza del Pueblo de Dios, estando la cruz al centro y sobre la misma mitra un pescado, esto con dos significados, haciendo alusión al símbolo cristiano y también a su vez, significado de la entidad federativa, pues Michoacán procede de la voz náhuatl “michihuacán”, que quiere decir, “lugar de pescadores”.

El blasón de metal de plata, se divide en cuatro campos con elementos característicos del lugar y en alusión al lema “Meam pacem do vobis”, en español: “Mi paz les doy”.

SOL:

Hace referencia al lugar llamado “Tierra Caliente” y en relación al texto de San Lucas 1, 78-79, que dice: «Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el Sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tinieblas y sombras de muerte para guiar nuestros pasos por el camino de la paz.» es Cristo que nace de lo alto para cada persona en la Eucaristía a la cual hace también referencia.

DETALLE DEL ALZADO PRINCIPAL DE LA CATEDRAL DE APATZINGAN:

Como característica del lugar y en referencia a la sede episcopal desde la cual el obispo ejerce la triple función sacerdotal de enseñar, gobernar y santificar a la porción del pueblo que se le confía.

OLIVOS:

El olivo es el símbolo ordinario de la paz, y con este signo se quiere resaltar el deseo de paz en medio del pueblo, pues solo Dios es quien da la paz que llega a cada corazón.

VIRGEN DE ACAHUATO:

Patrona de la diócesis de Apatzingán, elegida para tomar uno de los cuatro campos del escudo, resaltando la vocación mariana a la que esta diócesis está llamada a ser en la fuerte piedad popular a la intercesión de María.

BÁCULO O PASTORAL

Al fondo de todo el escudo se encuentra el báculo, signo distintivo del pastor y a su vez, forma una cruz al centro, para indicar la centralidad de Cristo.

LEMA:

Meam pacem do vobis: Con este lema, elegido por el propio obispo, quiere encausar su actividad pastoral en medio de su pueblo, como portador de la paz de Cristo, que es Sol que ilumina a los que viven en tinieblas.